Actualidad y Noticias

La farmacogenética (PGx) trata de lograr una mejor comprensión de la contribución genética interindividual en la respuesta analgésica, que es especialmente requerido en el uso prolongado de opioides en el tratamiento del dolor crónico no oncológico (CNCP, por sus siglas en inglés). Actualmente, los tratamientos opioides son la terapia de primera línea para enfermedades crónicas, pero la respuesta farmacológica es muy variable entre los pacientes. Las Guías clínicas para el manejo del CNCP establece que los opioides pueden tener un papel importante en su tratamiento; sin embargo, los posibles beneficios de los opioides en el manejo del dolor pueden estar limitados por efectos secundarios adversos. Además, las diferencias entre mujeres y hombres pueden ser clínicamente relevantes. 

Las diferentes respuestas a medicamentos, según el sexo del paciente, han sido obviadas desde hace mucho. De hecho, la inclusión de mujeres en los ensayos clínicos estuvo prohibida hasta hace unos veinte años. Sin embargo, en nuestros días, la frecuencia de la prescripción de opioides es el doble en ellas que en ellos. Además, según ciertas investigaciones, las peculiaridades hormonales, anatómicas y metabólicas pudieran hacer a las mujeres más sensibles a estos fármacos. También la probabilidad de causar efectos secundarios es en ellas entre un 50 y 75 por ciento mayor. 

Los analgésicos opiáceos son más eficaces en la mujer, tal vez debido a que el estrógeno, que fluctúa a lo largo del período menstrual, ejerce de modulador de la respuesta al dolor. 

Las sobredosis de analgésicos son más frecuentes en hombres, pero a las mujeres les resulta más difícil abandonar su consumo. Llegadas a la adicción, es más probable que recaigan, sobre todo a mediados del ciclo menstrual, cuando la concentración cerebral de glucosa es menor. La glucosa es necesaria para el autocontrol. 

Para los opioides, el PGx más estudiado son los genes relacionados con el receptor opioide µ (OPRM1) y enzima catecol-O-metiltransferasa (COMT). Los polimorfismos en estos genes se han ampliamente estudiado y se sugiere que podrían contribuir a las diferencias interindividuales en la sensibilidad al dolor y respuesta a los opioides 

Los estudios de PGx tienen como objetivo ayudar en la selección y dosificación del tratamiento para un paciente específico mejorando la eficacia y reducción de eventos adversos; permitiendo una evaluación más adecuada de los pacientes y mejor planificación del tratamiento. 

Recursos: 

1.   Lotsch J, Skarke C, Liefhold J, Geisslinger G. Genetic predictors of the clinical response to opioid analgesics: clinical utility and future perspectives. Clin Pharmacokinet. 2004; 43:983–1013. 

2.   Chou R, Fanciullo GJ, Fine PG, Adler JA, Ballantyne JC, Davies P, et al. Clinical guidelines for the use of chronic opioid therapy in chronic noncancer pain. J Pain. 2009;10:113–30.e122. 

3.   Dowell D, Haegerich TM, Chou R. CDC guideline for prescribing opioids for chronic pain—United States, 2016. Jama. 2016;315:1624–45. 

4.   Ricardo Buenaventura M, Rajive Adlaka M, Nalini Sehgal M. Opioid complications and side effects. Pain Physician. 2008;11: S105–S120. 

5.   Manchikanti L, Damron K, McManus C, Barnhill R. Patterns of illicit drug use and opioid abuse in patients with chronic pain at initial evaluation: a prospective, observational study. Pain Physician. 2004;7:431–7. 

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

Su comentario*

Nombre*

Correo electrónico*

Sitio web